EL EJERCICIO DE LA MENTE


Consideramos que el entrenamiento va más allá de lo físico, incluso es algo más mental que otra cosa. Por eso este blog post va a ser algo diferente, porque pedimos la opinión de José Chehab el autor del libro “Deshojando a Margarita” para que nos mostrara como el despecho o desamor resultan repercutiendo en nuestras vidas, pero al mismo tiempo fortaleciendo y ejercitando nuestras mentes. Sigue leyendo y no te pierdas este artículo. Deshojando-2 Sin duda hemos escuchado, como tilín de campanita, aquel adagio popular que inapelable reza: “Mente sana en cuerpo sano”. La importancia que supone el cuidado del cuerpo y de la mente para lograr un excelente equilibrio en diferentes facetas de la vida no admite apelación. Eso seguramente lo tiene bien claro quien esté leyendo estas líneas, al menos en lo que atañe el cuidado del cuerpo; de lo contrario no se encontraría en Spinning Center Gym. ¿Y en cuanto a la mente?… Bueno, de seguro muchos lo complementarán con mantras, yoga y meditación, invaluable legado oriental sin duda. Pero insisto, ¿y el resto?… Dónde queda la gimnasia que nos obliga a ejercitar el intelecto, a cuestionarnos, a escudriñar, a hurgar, a descubrir, a entender. Esa que a veces nos saca el ácido láctico del cerebro por cuenta del agotamiento del corazón. La misma que termina invitándonos a ponernos en los tenis del otro para así poder caminar más lejos. Aquella que al final, cuando enfrentamos las cosas “de verdad y de padentro”, nos saca músculo aquí dentro fortaleciendo el alma, mientras lloramos, reímos y comprendemos… En suma, mientras vivimos. Esa que flexiona intelecto y corazón y que al final hace parte de nuestro equilibrio como seres humanos… ¿Qué pasa con esa? Fue justamente en una gimnasia de esas, buscando un poco de equilibrio en pleno desequilibrio, que empecé a escribir las primeras líneas de “Deshojando a Margarita” sin sospechar que meses más tarde estaría publicando una novela. Y mientras deshojamos la vida y esta, a su vez, nos va deshojando también, vamos realizado, a veces sin notarlo, muchos descubrimientos. En todo este deshojar, he identificado, por ejemplo, que existen globalmente tres tipos de tusa: La tusa de amor verdadero, la tusa de amor propio y la tusa de amor imposible. Sin temor a equivocarme, puedo asegurar que la primera sublima, la segunda tumba y la tercera “emputa”. Así entonces, confieso que esta novela es una gimnasia de la mente (y del corazón) que terminó dejándome físicamente exhausto. Un ejercicio que empezó con una “tusa” de amor propio, se hiló con una “tusa” de amor imposible y está dedicada a un amor verdadero. Algunos le llamarían catarsis, yo simplemente diría que siempre podemos terminar tejiendo una bonita manta, por medio de hilos feos. No se diga más: “Mente sana en cuerpo sano”. Bueno, tan solo una cosa más: En la Antigua Grecia, el gimnasio (gymnos) era una institución dedicada a la instrucción física y espiritual. Una instalación de entrenamiento para competidores y, a la vez, un lugar para compartir ideas. Hoy mi cuerpo me está pidiendo a gritos que reanude con el ejercicio físico. Ni modo, he decidido hacerle caso y, además, ¡voy a hacerlo en un verdadero gymnos! Los invito a seguir ejercitándose en forma integral y a leer “Deshojando a Margarita”. Todo en Spinning Center Gym, porque Spinning Center Gym también apoya el ejercicio de la mente.
Related Post
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *