Lo primero que debes saber es el objetivo del almuerzo. Su propósito principal es restablecer la energía y nutrientes gastados después de una larga mañana de trabajo para mantenerte concentrado y enfocado el resto de la jornada. Si realizas una combinación de alimentos incorrecta puedes no rendir lo suficiente, tener mucho sueño, falta de concentración o hambre durante el resto del día. Ahora, la gran pregunta es ¿Cómo construir tu almuerzo?
  • Incluye diferentes grupos de alimentos:
Un buen almuerzo debe estar compuesto por todos los grupos de alimentos. Preparar un almuerzo variado asegura la inclusión de una gran cantidad de nutrientes.
  • Asegúrate que tenga proteína y fibra:
Estas, además de contener nutrientes fundamentales, mantienen la sensación de saciedad. Las proteínas porque tardan en ser digeridas y la fibra por ralentizar (demorar) la digestión, asegurando que la energía de los alimentos se libere lentamente para mantener estables los niveles de azúcar en sangre, haciendo que tu cuerpo y cerebro funcionen de manera óptima.
  • Toma decisiones correctas:
Es muy importante que planees tus comidas, si dejas espacio a la incertidumbre es muy probable que tomes malas decisiones. El fin de semana resuelve que vas a comer durante la semana, así podrás dejar los alimentos previamente listos en sus respectivos recipientes en la nevera o en el congelador, ahorrarás tiempo y dolores de cabeza. Evita los alimentos ricos en grasa y azúcares como: papas fritas o almidones fritos, gaseosas, donas, grandes cantidades de carbohidratos, etc. Te dejarán con hambre y buscarás más comida poco tiempo después.
  • Consume las porciones adecuadas:
Lo ideal es que tu plato este lleno de color y vida, eso quiere decir que los vegetales no pueden faltar y deben ser abundantes. La cantidad de proteína y carbohidrato variaran según tus objetivos y el tipo de actividades que realices durante el día. Por último, pero no menos importante, algunas recomendaciones para llevar tu almuerzo.
  • Tener una meta te mantendrá motivado para llevar tu propio almuerzo. Además, al cocinar tus alimentos, sabrás exactamente qué estas consumiendo y con qué grado de higiene.
  • Te ayudara a cuidar tu bolsillo. Comer por fuera todos los días es un gasto importante, llevar tu almuerzo te permitirá ahorrar algo de dinero.
  • Recuerda la seguridad microbiológica. Si no tienes un acceso a un refrigerador donde guardar tu almuerzo, inserta paquetes fríos en la lonchera y/o  escoge alimentos que se mantengan frescos y deliciosos hasta la hora del almuerzo.
  • Si empacas en la mañana ten una lista en el refrigerador para que recuerdes todo lo que debe ir en el recipiente.
  • Usa un recipiente que mantenga la comida fresca.
  • Comparte tus alimentos con un compañero de trabajo o amigo que tenga tus mismos objetivos. Entre dos es más fácil cumplir una meta.
Recuerda, si tienes dudas, los profesionales en Nutrición de Spinning Center Gym estamos para ayudarte. A continuación te dejo una receta que puedes llevar a tu trabajo y unos formatos para que puedas planear el menú de tu semana. Rollos de hummus y pollo 2 tortillas integrarles 3 cucharadas de hummus casero ½ pechuga cocida y desmechada Espinacas lavadas y cortadas Rodajas el gusto de zanahoria y rábano Sal y pimenta. Súper fácil, solo agrega los ingredientes (primero el hummus y luego el resto) enrolla, corta y ¡disfruta! Puedes acompañar con auyama al horno y ½ taza de fruta picada.